Vivimos en un mundo de concursos, sorteos y competiciones. El ciudadano actual puede cruzarse con un gran número de ellos en los diferentes medios de comunicación, páginas webs y redes sociales que visita a lo largo del día. Los sorteos de productos o servicios que necesitan un mero like o retuit en redes sociales pueden alcanzar a un gran número de clientes, pero difícilmente generarán una mejora en la imagen de una marca, y acaban convirtiéndose en meras anécdotas comunicativas.

image

Un buen concurso consigue mejorar la reputación de una entidad sin ninguna duda. Para ello tiene que seguir una estrategia que genere contenidos a largo plazo aprovechables por la compañía. A diferencia de los sorteos de productos, existen competiciones que generan valor social y que aportan a los participantes premios más allá del último dispositivo o servicio de la marca, como formación, práctica y entretenimiento. Y para ello, la competición debiera estar enfocada a la audiencia adecuada y que más se ajuste a los objetivos de la entidad organizadora.

image

Siemens Power Matrix es una competición en la que se ha retado a 1.150 estudiantes de ingeniería y escuelas técnicas de toda España a que creasen la red energética del futuro a través de un videojuego online. El proyecto ganador ha sido el que mejor ha respondido a los retos energéticos del siglo XXI.

Un proyecto de la magnitud de Power Matrix ha requerido de una estrategia de comunicación a largo plazo, desarrollada conjuntamente por Siemens y Asesores de Relaciones Públicas y Comunicación. Gracias a la planificación previa se ha conseguido comunicar los valores de la competición al identificar diferentes espacios informativos, como entrevistas en los medios más relevantes del panorama español. Toda la estrategia comunicativa concluyó en un evento donde los finalistas pudieron mostrar sus proyectos ante un jurado presidido por Rosa García, Presidenta de Siemens España en la Escuela Superior de Industriales de Madrid.

image

El formato competición ha sido de gran utilidad para Siemens por diversas razones:

  • Acerca la compañía a aquellos que van a ser prescriptores de la misma: los estudiantes de ingeniería que van a ser parte de la compañía o clientes en los próximos años.
  • La reputación de la marca se ha visto reforzada al conseguir que más de 1.000 equipos de estudiantes de ingeniería se apasionen por competir en un proyecto tan complejo como Power Matrix Challenge. De esta forma se consigue una de las máximas de la compañía: apostar por el binomio Universidad-empresa como beneficio social.
  • Ha mostrado a las diferentes audiencias que Siemens es una entidad decidida a tratar de poner solución a varios problemas actuales, como la eficiencia energética y el aprovechamiento de recursos.
  • Para llevar a buen puerto la comunicación de Power Matrix Challenge, la preparación de los portavoces de la compañía, como Rosa García, ha sido esencial para difundir los valores del proyecto y de la compañía y para mejorar la reputación ante la audiencia.

image